jueves, 10 de julio de 2008

Caso de discriminación a hombre gay en proceso de adopción

http://www.vanguardia.com/2008/sema/28/sep4.htm

¿Quién puede adoptar niños en Colombia?

Era el primer domingo de junio en Simacota cuando a las 10:00 de la mañana sonó el celular de Baudilio López. Con 31 años de labores en escuelas públicas rurales de primaria, el maestro pasa sus días en una casa de dos pisos de este pueblo de la provincia Comunera.

El profesor, pensionado de 66 años, verificó que se trataba de un mensaje de texto. El primero de tres que recibiría y que le dejaron una expresión de preocupación.

Baudilio leyó la nota y no supo qué hacer. Al reaccionar escribió el número del teléfono de donde provenía el mensaje. Llamó pero nadie contestó. Repicaba varias veces y luego apareció la comunicación de “sistema correo de voz, tendrá cobro a partir de este momento...”.

Los intentos siguieron días después, pero nadie respondía. Lo leído ese domingo en su celular aún le causa estragos en su vida de jubilado en Simacota, un pueblo de 8.600 personas de las cuales el 75% reside en la zona rural.

Cuatro días antes de la llegada de ese mensaje, la Comisaría de Familia de Simacota (entidad dependiente de la Alcaldía y adscrita al Sistema Nacional de Bienestar Familiar), inició un proceso para el restablecimiento de los derechos de un niño de 11 años. El menor compartía la casa con el profesor Baudilio.

Sus padres biológicos, Leonilde Silva y Vidal Moreno, una pareja de campesinos, admitieron que el 22 de junio de 1999 le entregaron de forma voluntaria su hijo al profesor Baudilio López.

“El bebé tenía dos años. No teníamos para darle alimentos. Somos muy pobres...”, aseguró Leonilda.

Durante los últimos nueve años la custodia -no legal- de este niño estuvo a cargo de Baudilio, quien aseguró que de forma periódica existía contacto entre el menor y sus padres.

La Comisaría de Familia ordenó que el Estado asumiría su cuidado y fue trasladado a un hogar de paso del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf.



El niño sale de la casa

La Comisaria de Familia de Simacota, Silvia Barrera Rueda, retiró el cuidado del menor a Baudilio López al considerar que se violaron algunos de sus derechos.

“Los procesos donde están involucrados los menores son de absoluta reserva porque se debe garantizar el derecho a la intimidad...”, dijo.

Al respecto, el director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, regional Santander, Luis Alejandro Rivero Osorio, respaldó la decisión tomada por la Comisaría de Familia.

“Primero, esta persona no es familiar del menor. Tengo información de que en la casa donde residía el menor existían problemas de habitabilidad, es decir, no había adecuadas condiciones de aseo en la vivienda. A esto se le suma un presunto descuido porque el menor permanecía solo por periodos largos de tiempo...”.

Rivero Osorio añadió que al menor se le adelanta “un estudio social” que determinará si existió descuido en su protección.

Frente a estos señalamientos el profesor Baudilio López admitió que nunca legalizó la adopción del niño. “Simplemente recibí al pequeño porque estaba en condiciones lamentables”.

López acepta, además, que fue “algo descuidado con el aseo y el orden en la casa. En ese aspecto soy un poco dejado y por eso ya contraté a una persona que me ayude con las labores de la casa. Reconozco que cuando la trabajadora social nos visitó, en la casa había desorden”.

Pero esos no son los únicos problemas que el profesor pensionado tiene con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Una fuente de la Policía de Simacota le aseguró a Vanguardia Liberal que los vecinos de Baudilio López reportaron en varias ocasiones disturbios que obligaron la presencia de uniformados.

“Esa información se la comunicamos a las Comisaría de Familia de Simacota. No la podemos hacer pública porque hace parte de un proceso que es de reserva...”, aseguró la fuente.

Al respecto, Baudilio López acepta que en dos ocasiones se registraron peleas familiares. “El niño transita por la etapa de preadolescencia, donde es común la rebeldía frente a la autoridad. Reconozco que había fallas. El niño no estaba mal, pero en alguna ocasión lo reprendí. Le di dos cuerazos. Le pegué, más no lo maltraté o lo dejé herido. En otra ocasión el niño hizo un escándalo por su rebeldía, nada más...”.

En la actualidad se adelanta una investigación que determinará si se vulneraron los derechos del niño de acuerdo al Código de Infancia y Adolescencia. La ley determina un plazo máximo de cuatro meses para que las autoridades dedefinan quién asumirá la protección del niño mientras cumple la mayoría de edad.

El año pasado, según cifras del Icbf, 1.033 niños fueron objeto de maltrato físico o vulneración de sus derechos, mientras 279 niños fueron reportados por ser objeto de abuso sexual.



¿Homofobia?

Pese a que el profesor admite que cometió fallas en el cuidado del menor, advierte que se carece de argumentos para retirarle el cuidado del niño que protegió por nueve años. “Si bien nunca se formalizó la protección del niño, se trató de una adopción de hecho”, afirma.

Pero Baudilio Ló-pez va más allá y denunció que detrás de las actuaciones de la Comisaría de Familia de Simacota y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, existiría un caso de homofobia y dis-criminación.

“En el expediente donde me quitan la custodia del niño escribieron que él no podía estar con un homosexual. Eso lo dice el proceso. Cometí errores con el niño, pero ser homosexual no es un criterio para que me nieguen la custodia del niño”.

Baudilio agrega que su orientación sexual hace parte de su vida privada y que nunca la mezcló en su trabajo o en la atención y cuidado al niño que tenía a su cargo.

“Cuando me quitaron el niño lo llevaron a exámenes médicos. Uno de los temores que tenían los funcionarios del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar era que el niño había sido abusado sexualmente. Suponían que por ser homosexual yo había agredido al niño. Pero eso es falso. El niño estaba en perfectas condiciones. Quisieron encontrar algo que nunca pasó. Mi sexualidad es algo privado”.

Vanguardia Liberal le preguntó a la Comisaria de Familia de Simacota, Silvia Barrera Rueda, si la orientación sexual de Baudilio López hizo parte de los argumentos que llevaron a retirarle la custodia del menor.

Barrera Rueda explicó que “los procesos de los menores son de absoluta reserva” por lo que no podía referirse al tema.

Quien sí se pronunció fue el director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, seccional oriente, Luis Alejandro Rivero Osorio, al aclarar que tras realizarse los exámenes de rigor se comprobó que el niño no fue objeto de agresión sexual.

“Hace unos años era común que los padres entregaran en zonas rurales a personas desconocidas sus hijos. Ellos recibían educación y alimentación pero también tenían que trabajar. Ese tipo de adopciones son ilegales. En este caso tengo información en el sentido de que en Simacota se violaron algunos derechos del niño, como el que hace referencia a la condiciones de vivienda, pero habrá que esperar el informe final del caso...”, aseguró Rivero Osorio.

Por su parte, Leonilde Silva, madre del niño aseguró que conoce la orientación sexual del profesor Baudilio López, al que considera “un hombre sano que nunca maltrató a mi hijo”.



Por ser homosexual

no podría adoptar

El Código de la Infancia y la Adolescencia establece que podrá adoptar un niño quien “siendo capaz, haya cumplido 25 años de edad, tenga al menos 15 años más que el adoptable, y garantice idoneidad física, mental, moral y social suficiente para suministrar una familia adecuada y estable al niño, niña o adolescente”.

Aunque esta ley no habla de la orientación sexual de quien desee adoptar, el director del Icbf en Santander Luis Alejandro Rivero Osorio, afirmó que existe un “lineamiento técnico al interior del Bienestar Familiar en el sentido de que los homosexuales no pueden adoptar niños. Es algo interno. Como una política en el ámbito nacional”.

El profesor Baudilio López considera esta afirmación discriminatoria, producto de una sociedad que “perdona al ladrón, al asesino, al narcotraficante, pero que es incapaz de aceptar al homosexual”.

Al respecto, el abogado Mauricio Albarracín de Colombia Diversa, una organización no gubernamental que trabaja en favor de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transgeneristas (personas LGBT) en Colombia, afirmó que la orientación sexual no es un impedimento legal para negarle la adopción a nadie.

Albarracín lamentó las declaraciones del Director regional del Icbf al asegurar que “muchos funcionarios del Icbf creen que un homosexual no es buen padre o madre. Esta situación es discriminatoria. En el país no existe prohibición para que los homosexuales puedan adoptar de manera individual a un niño”.

El vocero de Colombia Diversa advirtió que en el país varios homosexuales han adoptado niños. “Lo han hecho ocultando su orientación sexual por miedo a la discriminación”.

Y eso fue lo que precisamente leyó el pasado primero de junio Baudilio López en el mensaje de su celular y en los posteriores: “Profe, usted es un violador y por eso le quitaron el niño”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es la primera vez que veo este blog, no se si lo hago bien, pero creo que era de esperarse una situaciòn asì, en Colombia se considera apto para adoptar un hombre incluso viudo y lo aceptan como FAMILIA, pero un hombre homosexual no es considerado familia, lo que es abiertamente discriminante.
Mi pareja quiere adoptar y yo quiero saber si por su medio puedo encontrar literatura relacionada no con la discriminaciòn, sino con la problemàtica de tener un hijo adoptado en una pareja gay. Para lograrlo el se postulò solo y se hizo todo un rollo con prometida a punto de casarse ( amiga mutua) que se prestò para eso. Ahora busco asesorìa psicològica o anotropològica sobre esta situaciòn desde el punto de vista gay, Habràn libros al respecto? Les juro que podemos ser padres excelentes sin dejar de amarnos y seguir con nuestra sòlida relaciòn. Muchas gracias..